CAT | ESP

ROSSHE DESDE 1946

En 1946, el entonces representante de punto, Ramon Rossinés, inició la confección de camisas al por mayor en el local en que hoy se abre la camisería Rosshe. Pronto los vecinos y amigos de la zona empezaron a comprarle directamente sus prendas (sobre todo trajes y camisas) y a pedirle un punto de venta. Aquel lugar, entonces, empezó a convertirse más en una tienda y menos en un taller.
Poco a poco Rosshe se fue granjeando la fama de local exclusivo en Barcelona. Clientes como Bob Marley o Cristóbal Balenciaga han pasado por este exclusivo rincón de la ciudad que conoció su máximo esplendor en la década de los ochenta.

Desde hace más de sesenta años, experiencia, trabajo y perfeccionamiento en las técnicas y procesos de confección artesanal se unen a la mejor elección en la calidad de los tejidos para ofrecer el mejor producto final.

Hoy por hoy Rosshe es una de las pocas tiendas en la ciudad que conserva el aroma de las cosas bien hechas, que mantiene la exclusividad y la elegancia del pasado. Todo ello combinado con una calidad que sólo pueden ofrecer aquellos que son profesionales de toda la vida y saben que venden el mejor y más digno producto.